Vacuna contra el virus dle Papiloma Humano: evidencia actual

REVISION

Sandoya E. 10º Congreso de Medicina Familiar y Comunitaria, Colonia, Noviembre de 2018

ANTECEDENTES | METODO
Existe fuerte controversia a nivel internacional acerca de los beneficios y riesgos de esta vacuna, a la quenuestro país no es ajeno. Ante esta situación se realizó una revisión de la evidencia existente al respecto.Para ello se revisaron los principales ensayos clínicos randomizados (ECR) que evaluaron las tres vacunasexistentes.

RESULTADOS
Existieron 46 ECR terminados, pero solo 26 publicados en revistas arbitradas. Todos los estudios fuerondiseñados, manejados y analizados por sus empresas fabricantes. En la investigación más grande, 18 autoresrecibieron pagos de la empresa fabricante de la vacuna, 8 eran empleados y/o tenían acciones de la misma ysolo 2 no tuvieron conflicto de interés.
Los 5 estudios principales no mostraron reducción del cáncer: FUTURE I (5.455 mujeres de 16-24 años),FUTURE II (12.167 mujeres de 15-26 años), BroadSpectrum HPV Vaccine (14.215 mujeres de 15-26 años),PATRICIA (18.664 mujeres de 15-25 años) y CVT (7.466 mujeres de 18-25 años). Uno de ellos mostróreducción de la displasia leve (NIC 1) otro lo hizo respecto a la displasia moderada (NIC2) y dos lo hicieronrespecto a la variable combinada NIC 2+ (que incluía NIC 2, NIC 3, cáncer in situ y cáncer invasivo).
En Japón, tras vacunarse unas 3.400.000 jovencitas en un corto período de tiempo aparecieron efectosadversos severos con disfunción autonómica, disestesias, paresias y movimientos involuntarios en 1 cada2.000 vacunadas. La anatomía patológica de esos casos mostró alteraciones en los fascículos nerviosossimpáticos periféricos. Luego de 14 meses de dejar de recomendar el vacunarse por el Ministerio de Saludno apareció ningún caso más. De acuerdo a las cifras oficiales en Uruguay existe subregistro de los efectosadversos de esta vacuna, con solo 3 cada 100.000 vacunadas (200 por 100.000 en Japón).

CONCLUSIONES
No se ha demostrado que la vacuna contra el VPH prevenga el cáncer de cuello uterino. Los resultadosrespecto a NIC 2 o NIC 2+, no permiten sacar conclusiones, pues cuando tiene sobreexpresión de la proteína16 es de alto riesgo (HSIL), pero si ni la tiene es de bajo riesgo (LSIL). Por lo tanto, la reducción en NIC 2 oNIC2+ no permite descartar que la misma obedezca a casos de bajo riesgo.
El sesgo de publicación impide tener un panorama completo de los efectos de esta vacuna, pero loobservado en otras áreas de la medicina permite asumir que lo que no se publicó dio resultado negativo.Lo sucedido en Japón constituye un verdadero modelo experimental no buscado, el que confirma los riesgospoco frecuentes pero severos de esta vacuna.
Ante la ausencia de beneficio respecto al cáncer y la existencia de efectos secundarios poco frecuentes peroseveros en esa etapa de la vida, no se justifica la administración de esta vacuna en el estado actual delconocimiento. Se necesita un seguimiento más prolongado para poder aceptar o rechazar la hipótesis deque reduce el cáncer. Mientras tanto, la no publicación de estudios terminados y los conflictos de interésconstituyen una importante barrera para el conocimiento de sus verdaderos efectos.