La memoria de grado: un final con broche de oro

Victoria Meneses es estudiante de segundo año de la Facultad de Derecho CLAEH y, junto con otros compañeros, integra el consultorio jurídico que funciona en el marco de un convenio de colaboración con la Intendencia Departamental de Maldonado.

Consultada sobre las motivaciones que la llevaron a responder a la convocatoria que oportunamente lanzó la Facultad a estudiantes de todos los niveles de la carrera, Victoria respondió que se interesó en colaborar con el consultorio jurídico porque “se genera un aporte social y humano hacia personas que quizás de otra manera puedan estar carentes de ayuda o de asesoramiento en situaciones muy delicadas por las cuales están pasando”. Y agregó que “este aporte social es lo que más tenemos que destacar y valorar sobre esta iniciativa, pero sin dejar de lado el aprendizaje directo y la experiencia que nos brinda el consultorio itinerante”.

El CLAEH y la Intendencia Departamental de Maldonado (IDM) firmaron el pasado 24 de julio un convenio de cooperación con el fin de brindar asesoramiento jurídico en distintas localidades del departamento. En dicho acuerdo, la IDM se comprometió a brindar las instalaciones necesarias para el funcionamiento de los consultorios jurídicos, además de gastos de mantenimiento y locomoción, mientras que la Facultad de Derecho CLAEH ofrece el asesoramiento jurídico gratuito.

El consultorio jurídico itinerante funciona de manera quincenal (el horario de atención es de 10 a 12) en las ciudades de San Carlos y Pan de Azúcar, si bien puede recibir a vecinos de ciudades aledañas, quienes deberán coordinar su traslado en los municipios correspondientes.

Los docentes a cargo del consultorio son los doctores Ademar Pérez y Graciela Porta. Sobre las actividades concretas que realizan los estudiantes, Meneses señaló que “en primera instancia es la evacuación de las consultas, en conjunto con los profesores; y en segunda instancia se le da trámite y seguimiento a los casos que califiquen para ser atendidos”. Agregó que la actuación de los estudiantes “está supervisada por los docentes encargados del consultorio, con los cuales se actúa en conjunto a la hora de la atención y de la realización de posibles trámites. Ellos están atentos para evacuar nuestras dudas en el momento en que recibimos los planteos de los interesados”.

Respecto a las consultas más frecuentes que se reciben en el consultorio, Victoria Meneses confirmó que “llega todo tipo de casos. Los más frecuentes son en materia de familia, como por ejemplo pensiones alimenticias, divorcios, ratificación de tenencia y reconocimientos”.

Consultada sobre si hay algún caso que la haya conmovido en particular, Victoria señaló que “todos los casos en materia de familia, de uno u otro modo, te conmueven, más que nada porque es el primer acercamiento con la gente en nuestra carrera, pero por el momento no ha habido ningún caso de extrema gravedad que nos haya marcado especialmente”.

En relación con el significado que los estudiantes le dan a su participación en el consultorio jurídico, señaló que “participar de este tipo de actividades es para nosotros un acercamiento a lo que posteriormente será nuestra vida profesional. Asimismo, nos preparará para la materia Consultorio Jurídico que cursaremos en los años venideros”.

 

El consultorio jurídico itinerante de la Facultad de Derecho CLAEH constituye otra de las iniciativas de la institución por vincularse con la sociedad y que se suma a la labor del consultorio jurídico que funciona curricularmente en la sede de Punta del Este.