La Universidad CLAEH  es una identidad y una institución que responde a una inspiración filosófica y política, no dogmática. Su historia tiene dos grandes constantes: la autonomía y la pertenencia a la sociedad civil.

La inspiración humanista, democrática y cristiana se ha materializado en diversas formas a lo largo del tiempo. Antes del nacimiento formal, tuvo la forma de grupos animados por Louis-Joseph Lebret, atraídos por la idea y la práctica del bien común. Más adelante, tuvo la forma de grupos de investigación en el territorio. Luego fue ONG, en tiempos de gobierno autoritario. También en esos años tuvo la forma de centro académico y científico. Desde 1997 fue instituto universitario y desde 2017, universidad.

Nuestros orígenes

En 1947, influidos por las ideas sobre economía y humanismo del sacerdote bretón Louis-Joseph Lebret, un grupo de jóvenes crearon los Equipos del Bien Común y comenzaron a realizar investigaciones sobre la realidad social.

El estudio “La familia en Montevideo” —publicado en 1956— dio visibilidad a estos trabajos. Al año siguiente, unas cien personas de varios países latinoamericanos —integrantes de los Equipos del Bien Común y de grupos creados en Brasil, Colombia, Venezuela y Argentina a iniciativa del propio Lebret— se reunieron en Montevideo y fundaron el Centro Latinoamericano de Economía Humana (CLAEH).

También iniciaron la publicación de la revista Cuadernos Latinoamericanos de Economía Humana. Desde entonces, la producción intelectual de la casa, junto a la de destacados latinoamericanos, ha sido difundida a través de Cuadernos, decana de las revistas académicas uruguayas de ciencias sociales.

La dictadura

Al quebrarse la institucionalidad democrática uruguaya en 1973, CLAEH  jugó el importante papel de salvaguardar la investigación y la formación en ciencias sociales, disciplinas que estaban prohibidas o menospreciadas en la universidad pública intervenida.

En la resistencia, se incorporó a la lucha por la democracia y cumplió, en tanto actor relevante en diálogo con la sociedad civil y con el Estado, tareas de mediación, articulación y crítica. Además, fue clave en el proceso de reinstalación de la universidad pública.

Después del golpe de Estado, a partir de una iniciativa de Juan Pablo Terra, un nuevo impulso alentó sus investigaciones, que se difundieron en conferencias y seminarios sobre la situación de América Latina y la región. Se organizaron entonces el Departamento de Investigaciones y el Departamento de Capacitación. El primero estaba organizado en cuatro programas: Historia, Sociología, Economía y Ciencias Políticas. Más tarde, en democracia, se sumó Desarrollo Local.

El Instituto Universitario

En 1997 se creó el Instituto Universitario CLAEH, sin perder el carácter de ONG. Los alumnos son formados desde entonces para diseñar e instrumentar políticas que mejoren la calidad de vida de la población en función de visiones y principios éticos.

Las primeras facultades

Con orientación marcadamente social y humanista, la Facultad de Medicina se inició en 2006. En 2010 se inició otra apuesta innovadora: la Facultad de la Cultura, que ofrece —entre otras varias formaciones— la Licenciatura en Gestión Cultural.  Y en 2011 se lanzaron las carreras de Derecho y Notariado.

El reconocimiento oficial

En 2017, luego de seis décadas de existencia, CLAEH fue reconocido como universidad por el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay.